domingo, 13 de marzo de 2011

Ezcaray bien vale una visita



He de confesar que soy una persona curiosa. Siento mucha curiosidad por mi entorno, por mi sector, por mi profesión,… Curioso por aprender y sobre todo por descubrir. Curioso por testar si las ideas de despacho tienen que ver con la realidad del destino o el territorio. Solo sé que no se nada. 

Esto es lo que como marketer me obliga a testar las herramientas 2.0, a cuestionarme continuamente la ortodoxia por eso, cuando se me invita a participar en un blogtrip por una marca como La Rioja sinceramente, me siento alagado. El tema de los blogtrips todavía no he publicado nada que lo haré, pero hoy me centraré en lo increíble que es el territorio que se nos invitó a conocer y a escribir sobre el mismo.      

Mi relación con la Rioja
No visitaba la zona desde hace muchos, muchos años. De alguna manera siempre he estado vinculado a esta zona geográfica por ser territorio de paso hacia la ciudad donde nací, Bilbao. El último viaje que hicimos con la familia visitamos Nájera y su impresionante Iglesia Santa María La Real http://www.santamarialareal.net/ donde residen los cuerpos de los reyes del reino Nájera-Pamplona, antecesor del reino de Navarra. También visitamos como no podría ser de otra manera San Millán de la Cogolla, el Monasterio de Suso y de Yuso, la cuna del español. Y Santo Domingo de la Calzada, “donde cantó la gallina después de asada”.  

Ezcaray
Tras cinco horas de viaje desde Valencia llegamos a Ezcaray con la familia. Las conexiones han mejorado mucho y el camino se hace más ligero de lo recordado. Nos acomodamos en el hotel Palacio de Azcarate un hotelito con mucho encanto y con un trato familiar envidiable.


Ezcaray es una villa medieval, con el carisma propio de los pueblos de montaña que tras avatares históricos de frontera han llegado a nosotros con solera y abolengo, reivindicando su respeto por la naturaleza, por la historia y por su cultura. Nada más llegar percibes al paisanaje, gente de edad pero también muchos jóvenes que viven de la atracción que supone la gastronomía, el paisaje y la estación de ski de Valdezcaray.  Precisamente esas son las tres cosas que uno tiene que hacer en Ezcaray.

La gastronomía
Es una gastronomía humilde y sabrosa a la vez. Basada en la tradición de las huertas riojanas, el sarmiento y el buen vino. La gastronomía riojana es sencillamente exquisita. Y la villa de Ezcaray es quizás uno de los mejores exponentes. Cuenta con una amplia oferta de pequeños bares y mesones, restaurantes donde el culto al producto y el buen hacer es la seña de identidad de este territorio enclavado entre el País Vasco, Burgos y Navarra. Yo, como buen bon vivant intente disfrutar de la referencia de la zona, el restaurante Echaurren.

El restaurante Echaurren  es en realidad el negocio de una familia de restauradores que tienen un pequeño hotel, el restaurante con una estrella michelín, el restaurante Echaurren tradición que es el de la cocina de la madre, el Bistro Comilón y un gastro bar. Cinco generaciones  entregadas a la restauración de los estómagos hambrientos!. Tuve la oportunidad de comer en el Echaurren tradición y en el Bistro y ambos me dejaron un muy buen saber de boca.  Conocía la huerta, las alcachofas blanca de Navarra, como no los espárragos,… y las chuletitas de lechal pero desconocía que en la localidad se hace una morcilla de arroz de las que colapsan los sentidos. 

Otro de los restaurantes que merece la pena conocer por la relación calidad precio es el Rincón del Vino.  Nada más llegar percibes que es en efecto un lugar para familias. Menús orientados hacia los críos y buen producto.

La villa de Ezcaray, que ver y comprar
Todo esta a mano en Ezcaray y la villa bien merece callejear y pasear por sus soportales y casas nobiliarias. Es así como descubrimos otro de los símbolos de la identidad local: las mantas. Cuando visitas el taller de Mantas Ezcaray y descubres el antiguo telar medieval, comprendes el relato de la tradición y sobre todo percibes la calidad en el tacto del producto.

Justo detrás del Echaurren, entre la plaza y el Rincón del Vino hay una pequeña carnicería que es la que hace la morcilla de arroz que sirven en el restaurante. Tienen también un buen surtido de conservas tradicionales del lugar: espárragos, pimientos,.. un buen punto donde pertrecharse antes de regresar a casa.

Que hacer alrededor
Desde Ezcaray merece la pena hacer excursiones radiales y muy especialmente las que nos conectan Zorraquin, Valgañón y Pradilla de Belorado ya en Burgos (carretera LR-111/BU-811) o la LR-415 que nos lleva a Valdezcaray  a través de prados, paisajes ganaderos, pequeñas ermitas e iglesias románicas, cielos trufados de rapaces,… a villas medievales enclavadas en paisajes de alta montaña. 


El paisaje merece su contemplación. Si te gustan las rapaces, disfrutarás de los grandes buitres leonados, las águilas reales, los alimoches o las de menor porte pero igual grandeza en el aire como los halcones. Las cigüeñas pueblan los hitos más elevados de las ciudades y justo en frente de nuestra ventana tenemos un nido que hace la delicia de los críos y de los no tan críos.  

A tan solo veinte minutos de Ezcaray se encuentra la villa medieval de Sajazarra. El pueblo está francamente muy bien cuidado, la restauración y conservación del mismo es envidiable. Pero el hito sin duda del lugar es la fortaleza que se ubica en el centro del municipio. Del siglo XV y propiedad particular se encuentra en perfecto estado de restauración. Merece la pena aparcar el coche y callejear entre sus muros y los de la iglesia a la que se accede a través de un arco gótico. Los jardines de la vega son muy reconfortables y justo encima de los mismos se encuentran las bodegas Castillo de Sajazarra. Para comer a tan solo cinco minutos ya en la villa de Tirgo camino de Ezcaray, recomiendo la Bodega el Pimiento por su relación calidad precio.

El esquí
A tan solo quince minutos de Ezcaray se encuentra la estación de esquí Valdezcaray es sin ningún lugar a dudas una estación de esquí de referencia para las familias. Debe de serlo cuando cuenta con unas instalaciones propicias para ello, cuando el cuerpo de instructores es no solo profesional, también francamente amigable y te permite unas condiciones de esquí en familia muy satisfactorias.

Os confieso que el snowboard es mi perdición y junto con @rauljimenez, @jimmypons y @sebastianmuriel nos confabulamos con las madres para poder hacer tabla a gusto. En la estación está justo en cota 1.500 deportes Ferrer donde pretecharte del equipo si tienes que alquilar. Por su ubicación la calidad de la nieve se mantiene en estado optimo y de ser necesario, se activan los cañones de nieve para garantizar que la experiencia merezca la pena.

Las bodegas todas ellas merecen la pena y sin embargo me gustaría destacar la de Dinastía Vivanco situada en Briones, aproximadamente a veinte minutos de Ezkaray. La visita para los amantes del vino es muy recomendable. 


La Rioja es una tierra de rincones y sorpresas. El paisaje del vino te sobrecoge es cierto, pero mas allá de este existe una tierra trufada de encantos, de una naturaleza muy bien conservada y de atributos que merecen la pena descubrir dedicando tiempo para ello. Sin dudas, volveré a la Rioja. Espero que pronto

Este es el itinerario que seguimos en Gowalla: trip Ezcaray.  


    


Publicar un comentario