miércoles, 16 de mayo de 2007

Las tres C claves de la "búsqueda" y el zen netocrático


La función “búsqueda” en la red se encuentra en proceso de adaptación a la nueva realidad del usuario que guía la misma. Quizás demandada por una creciente netocracia y a la vez de la propia dinámica de la generación de contenidos y de las nuevas oportunidades que efectivamente esta provoca.

El factor “búsqueda” se encuentra en plena transición entre “buscar y conseguir” la información y la evolución hacia un escenario en que la misma presenta funciones mucho más enriquecidas, complejas e inteligentes “entrega, acción y transacción”.



  1. La primera C es obviamente la C de “conector” puesto que la búsqueda será el conector entre lo que queremos de la red y lo que mejor cuadra con nuestra demanda. Más bien será una búsqueda multitarea auto guiada por agentes inteligentes que pilotarán la misma según nuestros perfiles de usuario que previamente habrá detectado de nuestra historia de pertenencia en la red. La posibilidad de gestionar un viaje completo desde la reserva de avión, hotel, restaurante, información en guías de viaje, notificación de amigos que se encuentren en la zona, tiendas acordes con nuestros gustos, medios de información adaptados a nuestros patrones de ciberconducta, … ya pronto será posible gracias al web inteligente, potenciada a su vez por la búsqueda inteligente.

  2. La segunda C es la de “comunidad” que es la transformación de la sociedad actual hacia la netocracia. La forma de relacionarnos es radicalmente diferente a comienzos del siglo XXI de lo que fue los últimos días del XX. Si bien comunidad siempre ha estado vinculada por la geografía gracias a internet, comunidad viene ahora definida por campos e ideas de interés común latentes en la red. Las comunidades crecen entorno a las ideas y contenidos y es precisamente la búsqueda de las mismas la que de facto nos integra a las mismas al compartir intereses comunes. Cada vez que realizamos una búsqueda, nos adentramos en una comunidad y a lo largo del día, pertenecemos a varias. Estamos continuamente cambiando, como en la vida real nos relacionamos con diferentes comunidades, y tenemos el factor permanencia tanto como dichas ideas e intereses pertenecen a nuestro interés creando comunidad. Esto es lo que esta cuestionando los antiguos paradigmas del marketing en red 1.0.

  3. La tercera C es la de “contenidos” que es el camino de otros miembros han andado y la huella que han dejado en la red a través de las conversaciones mantenidas. Son las historias de que alguien realmente anduvo ese camino, la marca indeleble y permanente de su vínculo con esa u otra comunidad definida. Algo similar al mero hecho de estar posteando este articulo. Es sin lugar a dudas el zen del web 2.0. El camino del navegante. La propia travesía es la que configura la comunidad por su permanencia y vigencia en la netocracia. Cualquier entrada en wikipedia es la reafirmación de pertenencia a la comunidad, lo mismo es aplicable a los blogs, MySpace, Second life,… De hecho, el algoritmo vinculado a una búsqueda es de facto definidor de la propia comunidad hallada y te conecta con usuarios de la comunidad que contiene las huellas que han dejado tras de sí en la red.

Aunque he realizado una adaptación y traducción personal del mismo, coincido en opinar como el autor de este articulo Gord Hotchkiss de SearchInsider en el fascinante escenario imparable que estamos viviendo. La tecnología se mueve deprisa y las masas, no al mismo nivel, pero las comunidades sin embargo si lo hacen. Depende de lo atractivas que son, de los flujos de información y conocimiento, para que estas superen la masa crítica y afloren en forma de tendencias en nuestra sociedad. Esta es la esencia de la netocracia. Es, como apuntaba un profesor de gestión de proyectos que tuve, un “escenario de acontecimientos” en el que cualquier cosa puede pasar, y en el que el futuro en nada se parecerá a la realidad presente.

¿O estoy hablando quizás ya del pasado?.

Publicar un comentario