Quantcast

sábado, 28 de abril de 2007

La sociedad 2.0: la web más humana

Podría apuntar que dos libros están marcado mi pensamiento en los últimos años: La Netocracia de Alexander Bard y Jan Söderqvist y the Dream Society de Rolf Jensen.

No es en absoluto coincidencia que ambos sean ciudadanos del norte de Europa, el primero sueco y el segundo danés. Que ambas sociedades gocen de un avanzado puesto en los rankings de tecnificación, productividad y acceso a las nuevas tecnologías. Ambos son faros, que no espejos de la sociedad industrializadas. Los dos han sido capaces de plasmar en pocas líneas, los cambios sociales que ya son una realidad a nuestro alrededor: la cibersociedad, la netocracia. El humano es el centro de ambos libros. Su evolución en el tiempo y el camino que han tenido que recorrer para llegar a ser hoy el centro de la tecnología, y no al revés.

Dos citas de ambos libros:

“La Netocracia está formada por personas con habilidades sociales y talento excelentes para la manipulación de la información. Los que no poseen esta capacidad y no emplean la nueva tecnología para su ventaja formarán parte de las clases inferiores de la edad digital”

“la sociedad dará más valor a la habilidad humana que no pueda ser automatizada: emoción, imaginación, mitos, rituales – el lenguaje de la emoción – afectará a todo desde nuestra toma de decisión al comprar hasta nuestra relación de trabajo con otros”

Sin embargo da la impresión de que la evolución del pc, la informática, las redes, el trumpet winsock, el web 1.0, el web 2.0,… desvía la atención del ejecutivo de marketing más hacia la domesticación y entendimiento de la tecnología, que hacia la observación de su uso por el humano. El obsoleto hombre de marketing del siglo pasado intenta comprender como influye la tecnología en el humano. Al igual que la sociedad ha cambiado, el marketing y todo lo asociado con esta disciplina también. El nuevo ciber ejecutivo de marketing se pregunta cómo el humano usa la tecnología para relacionarse con su clan, con su tribu. Es el zen de la cuestión: el uso de la herramienta y no la herramienta en si. Intentará comprender como el humano ha llegado a lo que es hoy gracias a una regla muy simple: si me sirve lo uso, si no lo desecho. La simplicidad prevalece en la evolución.

Instrumentos, herramientas, útiles, son los conceptos que marcan la diferencia y su “transparencia” con el humano la clave de la supervivencia de lamisma. Traigo a colación la palabra transparencia entendida como la usabilidad de la tecnología por el humano. Lo aprendí en una ponencia del uso de la realidad virtual en proyectos interpretativos desarrollados por el politécnico de Valencia y patrocinado por Microsoft. Interesantísima acepción.

Emociones, vivencias, valor añadido intangible es la filosofía del web que nos rodea, se apellide 2.0 o lo que venga. Será misión del ejecutivo de marketing observar y monitorizar las sensaciones, opiniones y sueños transmitidos en red, transmitidos por el humano a su tribu. Y es aquí donde el turismo y el story telling van de la mano. ¿Seremos capaces de entender que tan solo es un nuevo modelo de comunicación y de relaciones de los humano?

Escuchar y observar las relaciones humanas. Esta será la clave del quién quiera domesticar el concepto web 2.0 y desde luego del ejecutivo de marketing turístico que desee operar en este entorno.

Bienvenidos a la sociedad 2.0
Publicar un comentario