lunes, 13 de diciembre de 2010

Muere Josep Chías. Gracias profesor


Es algo que siempre comparto entre los que me conocen, de cómo hace cerca de veinticinco años atrás necesitaba devorar información y no la encontraba a mí alrededor. Cuando regresé de Estados Unidos por la tarde estudiaba marketing en ESIC y por la mañana aplicaba dichos conocimientos en lo que luego se ha convertido en la red Tourist Info. Los primeros manuales de calidad y sistemas los conseguí gracias a mi padre y eran los que aplicaban en Altos Hornos del Mediterráneo. Los manuales de servicio y otros protocolos los obtuve a hurtadillas entre el sector. Era complicado por no decir que imposible conseguir algo relacionado con el marketing de servicios. Ni bueno ni malo, no había ningún texto. Nada. En especial en una época de transición entre el marketing industrial  y el recién llegado a nuestro país “marketing de servicios”.

Lo único que al respecto apareció al final de aquella época eran las brillantes - por diferentes y contundentes a la hora de presentar el escenario – obras de Jack Trout y Al Ries. Hablo de los libros “Marketing de Guerra”, “Posicionamiento”, “Botom upp marketing”,…       

Joseph Chías
En este entorno un joven profesor  de Esade intentaba cubrir ese hueco que los jóvenes y no tan jóvenes profesionales de entonces deseábamos atravesar.  Hablar de marketing de servicios entonces era todo un reto. Nadie lo conocía. No existía el marketing en las empresas salvo para el 15% de las pymes españolas. Cuando publicó en el año 1989 y bajo el mismo sello editorial que los anteriores, la editorial McGraw-Hill, “El mercado son personas” muchos agradecimos que se nos interpretase de forma tan sencilla y precisa el escenario y sobre todo, aprender a interpretar el entorno desde la perspectiva del cliente, de las personas. Entender a las personas para poder hacer un marketing eficaz y relevante. Más adelante reafirmó sus ideas en ‘El Mercado todavía son personas'  publicado en el año 1.999.  

Solía publicar en Papers de Turisme en la época de Eduardo Fayos y el ITVA, informes y documentación que devoraba con placer. Sabía de sus andaduras por Sur América a través de su empresa Chías Marketing y con frecuencia acudí a sus conferencias ávido de reforzar las ideas que tanto me aportaron como técnico de marketing y sobre todo, por su visión simple, aguda, precisa, crítica, profesional del marketing de servicios y sobre todo, de la visión de las marcas. Haber trabajado para tantas marcas, en tantos escenarios diferentes, con tantos gobiernos, para destinos tan dispares,… aportaba mucho valor y sin duda una plusvalía de conocimiento que merecía la pena atender, entender y asimilar. Su empresa era de marketing, no de prospectiva, ni de relaciones públicas ni de auditoria. Marketing puro destilaba los trabajos que realizaba. Poca demagogia, mucha estrategia, operativa y sentido común.

El último libro que publicó fue el “Negocio de la Felicidad” del cual estuvimos hablando un largo rato el 7 de febrero de 2007 cuando coincidimos por última vez en Valencia en una conferencia sobre marcas turísticas y su gestión tras la Copa América.

Su trabajo
Lo más memorable de su trabajo sin duda fue el Logo de Miró que representa desde 1983 el turismo de nuestro país. En este blog algo hemos hablado de cómo ha influido pero te recomiendo visites su página para sopesar de forma correcta lo ha representado Chías para el turismo de nuestro país.

Curiosamente me entero de su muerte por un mensaje de uno de los profesionales a los que sigo en twitter, el pasado viernes de madrugada nos dejaba. Gracias al profesor Josep Chías por haberme regalado felicidad y conocimiento en torno al marketing turístico. Gracias por  haber sido un ser crítico e insaciable, responsable y tenaz y por compartir como lo hiciste en vida. Mucho de mi discurso es gracias todo lo que aprendí de ti. Descanse en paz.       
Publicar un comentario en la entrada