lunes, 23 de junio de 2008

Conoce a tu cliente senior, ¿conversas con él?

El nuevo marketing del siglo XXI tal y como yo lo veo, tiene mucho más de ser listo y sagaz que de inteligencia pura. La inteligencia es la obtención de datos, la aplicación de la métrica matemática, la explotación del dato, de acotación de los marcos de referencia desde el punto de vista cualitativo o cuantitativo. Medir, matemática, análisis es ciertamente importante en el marketing y sin embargo sigo pensando que actuar con sagacidad, con inteligencia natural, con sexto sentido es lo que aporta verdadero valor a nuestras estrategias de marketing. Si no somos capaces de aportar novedades a la estrategia de marketing desde el punto de vista de la innovación de ideas y paradigmas, ¿como vamos entonces a ser capaces de competir en un entorno de sobreoferta donde parece que ya todo está inventado?. Nada más lejos de la realidad y en el segmento turístico senior mucho menos.

Si hablamos de turismo senior muchos pensaran en el Imserso, los jubilados, los abuelos,… o en cualquier otro termino que de forma peyorativa, acota un segmento de mercado que ha hecho mucho por nuestra industria y que sin duda está llamado a ser una de las piezas del puzzle de la rentabilidad y la diversificación postulada por la economía de la larga cola. Es incuestionable que más de un millón de personas participan habitualmente en este tipo de viajes y que han servido para dinamizar el sector en las zonas donde recalan, al acabar las temporadas altas en nuestros destinos. En su día Isaac Vidal trajo a colación en su bitácora el tema del cliente brecha que hacía referencia en parte a este segmento.

Esta entradilla me sirve para presentaros un estudio que ya tiene un tiempo, pero que sigue tendiendo vigencia a la hora de acotar uno de los segmentos más denostados de nuestro turismo, hablo del “senior”.



¿Por qué opino que sin duda el turismo senior es y será fuente de riqueza para cualquier modelo turístico y especialmente para el nuestro?. Por las siguientes razones entre otras muchas:

  • Segmento en claro avance a medida que la calidad de vida aumenta


  • Colectivo especialmente activo, alejado de los tabús de antaño

  • Por su disponibilidad de viajar todo el año desestacionalización de la demanda y de las zonas turísticas

  • Economías de escala y efecto multiplicador en los sectores asociados

  • Requiere de estrategias 2.0 como las redes sociales desarrolladas por destinos y empresas

  • Posibilidad de maximizar las potencialidades de nuestro sector en base a experiencias y segmentos turísticos ya desarrollados y en vigencia en otras sociedades como lo son los snowbirds americanos o los grey nomads australianos

  • Especialización de los destinos y generación de clusters turísticos en armonía con otros existentes o los que pudieran desarrollarse en el futuro

Personalmente sigo teniendo la sensación de que este segmento ha llegado a nuestras empresas y destinos hace tiempo y que no ha habido una verdadera especialización de los gestores o empresarios respecto a como gestionar el mismo, lo cual es la clave del éxito de los segmentos que se desarrollan a la sombra de la larga cola: hablar el lenguaje del cliente es lo que nos permite conversar.

La cuestión es ¿realmente conoces a tu cliente senior? y ¿conoces el potencial de la conversación con el mismo?. En este link tenéis el informe desarrollado por Omnicon con datos interesantes que sin duda darán respuesta a estas y otras cuestiones y gracias a Javier Priedrahita de Marketingdirecto, nos llegan los vídeos de las ponencias del seminario organizado por Omnicom Media Group:












Recursos adicionales:


Publicar un comentario