martes, 11 de diciembre de 2007

La sociedad 2.0 se implanta entre nosotros


El blog ValleyWag postea un simpático video que os incluyo a continuación y que lleva por título “Yet another stupid web 2.0 video” el cual me hace pensar sobre la realidad económica entorno al web 2.0. Algunas reflexiones se suscitaron en las redes en las que participo y en las bitácoras que sigo en este sentido. Algún guiñó hemos hecho además en este blog respecto a este asunto.

Sin duda existen precedentes de errores monumentales empresariales; de acercamientos imprecisos a los mercados; de falta de entendimiento de la inteligencia o de errores de enfoque muy precisos en la historia de la empresa y de la economía desde que el hombre habitad las cuevas. Lógicamente el entorno del web 2.0 no tiene por que ser distinto y sin lugar a dudas, existen y existirán plataformas en este entorno sobrevaloradas por los mercados financieros, por los especuladores. Como ya ocurrió con la crisis de las puntocom, proyectos del entorno web 2.0 fracasarán. No querer entender que para desenvolverse adecuadamente en la sociedad 2.0 se debe de hablar el código, se debe de entender y practicar el protocolo, se debe de conocer y adoptar la filosofía 2.0 como clave de este escenario es para mi el éxito. Quien domina y gobierna en el entorno 2.0 es el usuario y no la tecnología que cambia de manos a golpe de talón. Esto no es nuevo tampoco en nuestro sector.

Lo que si resulta novedoso a mí entender es el fenómeno de la sociedad 2.0 que envuelve al concepto tecnológico web 2.0. Esto es para mi la clave del éxito del modelo, llegar a entender y descifrar el código del humano 2.0. En este sentido, opino que la sociedad y las aplicaciones web 2.0 gozan de plena salud y crecen casi exponencialmente. Nacido en el 2004 es un bebe sano, con un crecimiento exponencial e imparable que ha calado en todos los campos de nuestra sociedad. Al igual que el e-mail nació para quedarse, las herramientas 2.0 se propagan de forma viral entre nosotros. La generación Einsteín no conoce otra forma de comunicarse con los suyos e incluso predican seis grados a su alrededor la bondad de las mismas, generando conversos y llevándose a los inmigrantes digitales a los feudos de las herramientas del web 2.0. Hoy el error no es tanto no acertar con la estrategia en los mercados, el error estriba en no establecer conversaciones con los usuarios. En no entender como siempre ha sido, que el humano es lo importante, la comunidad es la clave.

Sin lugar a dudas, la sociedad 2.0 está viva, sana y en crecimiento.




Publicar un comentario