martes, 6 de noviembre de 2007

Los viernes no me envíes e-mail.


En las paginas sepia de El País este domingo pasado apareció un simpático articulo que llevaba por título “Los viernes, sin 'e-mail” en el que ponía de manifiesto la necesidad de recuperar el contacto humano en las sociedades y empresas americanas. La verdad es que personalmente opino que uno debe de poner cortafuegos en su vida para proteger su espacio vital psicológico, aquel que le permite ser lo que es y producir como a uno le gusta hacerlo. En la “economía de la atención” esto cobra si cabe una mayor relevancia. Por su interés lo reproduzco íntegramente:



EL PAÍS. REPORTAJE: FORMACIÓN Y EMPLEO. J. M. S. 04/11/2007

Le llaman Zero E-mail Fridays [viernes con cero e-mails]. La iniciativa la ha puesto en marcha Intel, líder mundial del sector de microprocesadores, y afecta inicialmente a un grupo de 150 ingenieros de la compañía en Estados Unidos. Sin prohibírselo tajantemente, se les invita a no utilizar el correo electrónico para contactos en su entorno laboral durante ese día de la semana. El objetivo de este proyecto piloto es favorecer la comunicación persona a persona, incrementando el nivel de socialización de los trabajadores de la empresa. También se pretende estudiar si con esta iniciativa mejora la productividad, como consecuencia de dejar de enviar y responder correos que no sean estrictamente necesarios.


Cada día se envían casi 100.000 millones de 'e-mails' en todo el mundo, de los que más de 40.000 millones son correo basura ('spam')

El caso de Intel se suma al de otras compañías, como US Cellular, PBD y Deloitte & Touche, que, también en Estados Unidos, han lanzado iniciativas similares en los últimos tiempos, según informaba The Wall Street Journal. En el caso de la consultora Deloitte -la empresa preferida para empezar a trabajar de los estudiantes universitarios norteamericanos, según la última encuesta de Business Week-, la medida de suprimir el correo electrónico se concentra en los fines de semana y afecta vagamente a todo e-mail que no se considere esencial. Las resistencias iniciales a la idea en diferentes firmas han ido seguidas de un periodo de aceptación y de valoración creciente de lo que denominan "las horas del cara a cara".


Las iniciativas no resultan nada extrañas si tenemos en cuenta que, según la consultora IDC, cada día se envían casi 100.000 millones de e-mails en todo el mundo, de los que más de 40.000 millones son correo no solicitado (spam) y unos 17.000 millones remitidos por máquinas. Pero todos los demás (otros 40.000 millones) van de persona a persona. Toda una adicción que empieza a preocupar en algunas empresas.


"Favorecer la intercomunicación personal dentro del grupo" es, según el blog oficial de Intel, el propósito que ha motivado a la firma a unirse, desde el mes de octubre, a otros planes de este tipo. "Siempre que sea posible, intentarán caminar a lo largo de los pasillos o coger el teléfono. Aunque parezca una cosa menor, los experimentos realizados en otras compañías mostraron un gran impacto una vez que la gente empezó a explorar la comunicación a través de la voz humana", se lee en el blog con un tono que suena bastante irónico.


Publicar un comentario